La Biblia muestra un gran interés y respeto por la naturaleza

Antonio Cruz


ANTONIO CRUZ SUÁREZ (Úbeda, Jaén, 1952)

Doctor en Biología y en Teología.
Escritor.
Le encanta bucear, pasear por la montaña y la fotografía.
40 años ejerciendo como docente.
Una araña migala, disecada claro, preside su despacho.
Ha trabajado en investigaciones zoológicas y descubierto especies de crustáceos isópodos.
Cinéfilo.

Un verset:
      La creación espera con gran impaciencia el momento en que se manifieste que somos hijos de Dios

Romanos 8:19

Científico y teólogo. Dos mundos que algunos se empecinan en enfrentar son las dos vocaciones de Antonio Cruz, que habla de un Dios creador de una naturaleza que nos ha sido legada para que la cuidemos. Aunque seamos muy torpes. El despacho-refugio de Antonio es una explosión de luz en dos laterales, con el resto de paredes forradas de libros, películas y hasta una espléndida araña migala y un escarabajo Goliat -ambos disecados, claro- que sus nietos suelen mirar ensimismados cuando asaltan su fortín. Este escritor, buceador, teólogo e investigador reivindica aplicar una capa de modestia en una espiritualidad humana que, a menudo, nos ha hecho creernos superiores al resto de la naturaleza. Desde la cosmovisión de la fe en un ser superior, Dios, remarca que este mundo no es mi mundo y lo tengo que compartir con los demás. Hiperactivo -sigue madrugando a pesar de estar ya jubilado- y con un deje a hombre del Renacimiento, este cinéfilo y lector a varias bandas nos anima a ser más productores y cuidadores que no meros consumidores. Proactividad ecológica lo pueden llamar, sí.