Corazón liberado, mente transformada

Corazón liberado, mente transformada

“…cuanto es mediador de un mejor pacto”
Hebreos 8:6

Los hebreos estaban frustrados, con ansiedad. Eran judíos convertidos al cristianismo y sus ideas acerca de Dios giraban alrededor de unos ritos. Pero el marco empieza a derrumbarse, ya que las promesas de la venida de Jesús no se cumplían. ¿Debían elegir entre el sacerdote del Templo o el sacerdote Jesús? Tiempos difíciles, de cambio, de crisis feroz. Volver a los ritos y al perdón anual de los pecados era negar que Jesús era el Hijo de Dios.

Cuatro respuestas para afrontar el cambio:

1- Los seguidores de Jesús son peregrinos, caminantes en un cambio permanente. Lo propio de la vida cristiana no es la quietud. Hay fronteras que te llevan a países imaginarios: el desierto afectivo, el del mar de la duda. Pero hay cosas buenas: el amor de tus padres, los amigos o cuando el Señor te rescata.
2- Recordar por quien hemos llegado hasta aquí: Jesús es el mejor sacerdote y sigue actuando de mediador entre Dios y el hombre.
3- ¿Por qué estás aquí? Porque Dios nos ha amado. El Antiguo Testamento es una historia de fracasos, pero Dios quiso establecer un nuevo pacto levantado sobre la Gracia, basado en un amor con el sacrificio de Jesús, una vez y para siempre.
4- Llevamos una mochila con las mejores promesas; un corazón liberado y una mente transformada.

Predicación del 24 de junio
Doris Moreno

Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *