Dios tiene los recursos necesarios

Dios tiene los recursos necesarios

“…quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería…”
Efesios 4:31

 
¿Quién no ha sentido amargura, resentimiento o ira? Se pueden apoderar de nuestra personalidad y hacernos pensar que la vida es injusta y todo nos sale mal. Lo vemos todo gris y la belleza de la vida desaparece. Creamos una realidad falsa y pensamos que Dios se ha olvidado de mí. Eso nos trae enfermedades físicas y espirituales.
El proceso de asemejarnos a Cristo, de santidad, consiste en despojar al viejo hombre de sus hábitos de comportamiento para asu- mir la forma de vivir de Cristo. La amargura se caracteriza por sentimientos de hostilidad, ira, venganza. Es la manera de manifestar que estamos insa- tisfechos con la vida que nos ha tocado vivir. La amargura no perdona; vive en la cárcel de su mal humor y no deja que Dios intervenga.

Pasos para liberarnos de esta carga:

1-Identificar la causa: debemos tener una relación cercana con Dios y con- frontar lo que sea con Él. Él tiene la solución y los recursos.
2-Reaccionar con prontitud: que la amargura no se asiente mucho tiempo en nuestro corazón. La inmadurez se exhibe en el orgullo.
3-Renovarse en no conformarse: cambiar nuestra forma de pensar y no centrarnos en lo negativo. Dios nos reta a no conformarnos, a pensar en lo honesto, lo puro. ¿Le damos gracias cuando las cosas no van tan bien?
4-Actuar como Jesús lo haría: dejar que el nuevo hombre (Jesús) se for- me en nosotros. Jesús era humilde ante los que le juzgaban injustamente.
5-Desarrollar el hábito de bendecir: sacar lo mejor de nosotros. Responder al mal con el bien.
 

Predicación del 11 de marzo
Javier García
Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *