La comunidad requiere esfuerzo

La comunidad   requiere esfuerzo

“…solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz”
Efesios 4:3

La comunión cristiana no es algo natural, sino que requiere esfuerzo para mantenerse porque une a personas muy distintas. Además, estas personas son pecadoras, por lo que tienden a una actitud destructiva. El milagro de la comunión se mantiene porque nos rendimos juntos ante la cruz.

El amor requiere esfuerzo, y los pequeños detalles importan mucho. Las cosas pequeñas pueden llegar a hacer mucho daño, pero también son fáciles de cambiar y pueden hacer mucho bien.

En las cartas de Pablo aparece cinco veces el mandato de saludarnos los unos a los otros. El saludo es una forma de reconocer al otro como individuo y, por lo tanto, hace que la comunidad sea posible. Para que haya verdadera comunidad, es necesario que los  miembros sean conscientes de la situación de los demás y que se preocupen por ellos. Sentirse parte del cuerpo es una motivación para hacer bien las cosas.

Predicación del 22 de abril
Mark Dodrill 

Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *