¿Por qué creó Dios un cosmos tan grande?

¿Por qué creó Dios un cosmos tan grande?

Cuando se piensa en la inmensidad del Universo, en el incontable número de estrellas, galaxias y astros que lo conforman, así como en las violentas explosiones de supernovas, choques de enanas blancas, con el enorme derroche de materia y energía que esto supone, ¿no parece incompatible semejante despilfarro de espacio, materia y energía, tan poco eficiente, con la idea de un Dios al que le interesa sobre todo un minúsculo planeta, la Tierra, porque allí hay una criatura llamada ser humano? 

¿Por qué un Dios sabio iba a permitir que la mayor parte del universo no fuera apta para la vida basada en el carbono, tal como ha descubierto la cosmología?

Cómo concebimos al Creador

En primer lugar, todo depende de qué concepto se tiene de Dios, de cómo se concibe al creador del cosmos y, en segundo lugar, de aquello que se necesita en el universo para que sea posible la vida en la Tierra. 

Podemos pensar en Dios como si fuera un artista clásico, de aquellos que en la época grecorromana esculpían estatuas realistas en mármol blanco, en las que cada cosa estaba en su sitio, todo guardaba unas proporciones adecuadas a determinados patrones, había eficiencia, simetría, orden, equilibrio y parecido con la realidad; tal como reflejan obras clásicas como, por ejemplo, el Discóbolo de Mirón o la Victoria de Samotracia

Todo esto nos habla de unos artistas ordenados, preocupados por la eficiencia, las medidas exactas, la proporción y la economía de medios. Pero, ¿por qué tendría Dios que ajustarse a estos ideales humanos? 

El creador de todo lo que existe no tiene escasez de recursos como los artistas clásicos. La eficiencia o el rendimiento energético son importantes para nosotros que somos criaturas finitas, materiales y limitadas, pero no para él. 

Si eres un ser limitado, tienes que ser eficiente para lograr todo lo que sea posible con tus reducidos recursos. Pero si eres omnipotente, ¿qué importancia puede tener la eficiencia?

Un Creador que ama la diversidad

Quizás Dios se parece más, en algunos aspectos, a un artista romántico, extremadamente creativo, que se deleita en la diversidad, en hacer cosas tan diferentes entre sí como sea posible. 

La pintura y escultura románticas de los siglos XVIII y XIX se caracterizaron por el exotismo, la diversidad de colores y formas, la exuberancia, la búsqueda de lo sublime, paisajes complejos y difíciles de representar como iglesias en ruinas, movimientos sociales, naufragios, masacres, etc. 

Cuando se mira el mundo natural y los seres vivos, es fácil llegar a la conclusión de que al creador debe gustarle la variedad, la inmensidad, el espacio ilimitado, la multiplicidad de formas, la exageración de recursos. 

En el mundo existen actualmente unos 7.700 millones de personas y, aunque algunas de sus caras puedan parecerse, no hay dos absolutamente idénticas. ¡Es evidente que a Dios le gusta la diversidad!

La necesidad de la inmensidad cósmica

Por otro lado, todos estos argumentos presuponen lo que Dios debería haber hecho, o aquello que debería pensar o ser, pero la realidad es que no hay razón para creer que podemos saber estas cosas. 

Que exista esta increíble inmensidad cósmica o la enorme diversidad biológica no es un argumento contra la existencia de Dios. A nosotros puede parecernos que el Universo presenta una gran ineficiencia energética y espacio-temporal, pero el Creador puede haber tenido sus gustos, preferencias o sus buenas razones para hacerlo así, aunque no podamos entenderlo desde nuestra finitud humana. 

No obstante algunos científicos, como el catedrático de física de la Universidad Autónoma de Barcelona, el Dr. David Jou, creen que el cosmos tiene que ser así de inmenso para que pueda darse la vida en la Tierra.1 

Los átomos que conforman nuestro cuerpo y el del resto de los seres vivos se formaron en los núcleos de las estrellas, que son auténticos hornos nucleares. Cuando las estrellas estallaron, como en las explosiones de supernovas, dichos átomos viajaron por el espacio hasta agregarse y formar los planetas. 

La Biblia dice que Dios formó al hombre del polvo de la Tierra. Todos los elementos químicos de nuestro cuerpo están presentes también en las rocas de la corteza terrestre. Por eso se requiere un universo tan enorme y probablemente mucho tiempo para que todas estas cosas pudieran ocurrir. 

La inmensidad del mismo, dada por el producto de su antigüedad y la velocidad de expansión de la frontera observable -la velocidad de la luz- es una condición necesaria para nuestra propia existencia. 

De manera que sólo podemos existir en un cosmos tan grande como el que habitamos. No hay derroche de energía sino de sabiduría y planificación.

Notas

[1] Jou, D., 2008, Déu, Cosmos, Caos, Viena Edicions, Barcelona, p. 113.

Comparteix
Comenta

La teva adreça de correu electrònic no es publicarà. Els camps obligatoris estan marcats *


Sabem que aquest és un moment difícil per a moltes persones de la nostra ciutat i fins i tot dins de la familia de la nostra Església. Com església, volem apropar-nos a tu amb l’amor que ve de Jesucrist. 

Si necessites qualsevol assistència física, espiritual, o emocional com a resultat del brot COVID-19, si us plau fes-nos saber i ens posarem en contacte amb tu.

Necessito suport